Publicado en Series

La salud mental en Mare off Easttown

En abril de este año HBO estrenó una mini serie dramática llamada Mare off Easttown. Me subo tarde al carro de las buenas series, lo sé, concretamente cuatro meses tarde, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Con una Kate Winslet que roba la atención del espectador con cada plano, escena y secuencia, la serie trata sobre un pequeño pueblo donde ocurre un asesinato.

Como podréis observar en el cartel Winslet interpreta a la inspectora que lleva el caso. No voy a hablar de la función maravillosa que hace esta actriz para defender los cuerpos «no normativos» (odio ese concepto) en la industria cinematográfica insistiendo para que no fueran sustraídas sus arrugas por photoshop. Por contraposición quiero centrarme en lo bien que han representado la complejidad de la salud mental a lo largo de los siete capítulos. El argumento a simple vista gira entorno al caso de una joven asesinada y arrojada al río, todos en el pueblo parecen tener algo que esconder, y Mare se ve obligada junto al joven inspector que la asiste (Evan Peter) a encontrar la verdad y hacer justicia.

Intrigante, amena, nada pesada… Es la serie perfecta para ver el fin de semana, pero no creo que haya sido únicamente la fantástica resolución del misterio lo que ha hecho que este proyecto esté nominado a tantos premios Emmy. De hecho, el final ya lo había visto en otra serie, una española de hace unos años protagonizada por Jon González. No pretendo desprestigiar a ninguna, pero digamos que me ayudó a adivinar al criminal desde el capítulo dos. Lo que sí creo que es completamente renovador y que se lleva mi total admiración es la evolución psicológica de Mare en lo que se refiere al trauma que arrastra tras una mala vivencia de hace dos años. Ella focaliza su odio hacia todo en su vida, hasta tal punto que es capaz de incumplir el código de su profesión. Ahí es donde entra en juego la terapia, la ayuda psicológica, el saber reconducir tu vida gracias a la sanación de tu mente. Todo de una forma natural y sana, nada de prejuicios y clichés en torno a la salud mental, no hay desquiciados ni locos, no se hace parodia del dolor, solo hay una mujer que sufre, como cualquiera de nosotros.

Realmente la investigación es algo secundario aquí. Es un caso interesante y bien planeado, te mantiene en suspense; sin embargo, es la evolución de Mare la que nos hace sentir identificados, la que nos conmueve.

Ojalá se lleve todos los premios.

Publicado en Series

Supongamos que Nueva York es una ciudad

He estado leyendo críticas de esta «serie» desde que la vi el mes pasado, todas dicen prácticamente lo mismo. Comparto sus opiniones positivas, pero realmente «Supongamos que Nueva York es una ciudad» me ha gustado por otros motivos que voy a compartir con vosotros. Quizás os cautive lo suficiente para verla.

Pongámonos en contexto. Dicho producto audiovisual, a forma de stand up, fue presentado como el gran estreno de Netflix este 2021. Dirigido nada más y nada menos que por el mismísimo Martin Scorserse, se nos presenta una mini serie documental protagonizada por la escritora y comediante Fran Lebowitz. Si sois como yo probablemente no os suene el nombre de esta mujer, pero la verdad es que no es la primera vez que trabaja con el ilustre director de «El lobo de Wall Street», de hecho, hablando de esta película, Fran participa en ella interpretando a la jueza que lleva el caso de Leonardo Dicaprio, en fin, un dato que no es muy relevante ahora mismo. Pero la verdad reside ahí. Martin y Fran son muy amigos, y si unimos esta amistad con la personalidad carismática e intrigante de una escritora de setenta años, judía y residente en Nueva York desde hace décadas, nos sale un documental que plasma la radiografía de una ciudad llena de matices.

Scorserse sale como entrevistador durante los siete capítulos que conforman la serie, cada uno enfocado en una temática distinta de la ciudad: la inmigración, las bibliotecas, el transporte público, etc….Cosas que quizás al lector le parezcan insignificantes, pero que si te paras a pensar son los factores que describen una ciudad, su funcionamiento, su desarrollo e incluso su cultura. Muchos de nosotros tenemos una idea muy distorsionada de Nueva York, en parte debido a la imagen que Hollywood ha querido darnos de ella. Pero cuando caminas con dos personas que conocen cada rincón y secreto de un lugar, es entonces cuando realmente observas los puntos álgidos y no tan álgidos de una ciudad convertida en icono.

¿Qué es lo que realmente me ha atraído? ¿La plasmación de Nueva York? No, hay miles de documentales que pueden explicarnos cómo es la vida allí. Lo que realmente engancha es la propia Lebowitz, su intelecto, su manera de explicar lo que es Nueva York y lo que fue en su juventud a través de sus infinitas vivencias. No comparto muchas de sus opiniones, es inevitable, pero es fascinante descubrir a una persona que ha vivido grandes acontecimientos de la historia de Estados Unidos y aún así sea tan «relativamente» desconocida para el resto del mundo. Lo que os aconsejo es que leáis su biografía para entender las referencias que hace durante los capítulos. Ella es una ensayista de mucho éxito, pero debido a «un bloqueo de escritor» lleva años sin publicar nada. Lejos de venirse abajo ha participado en infinidad de tertulias para visibilizar el tema, así como otras labores en el mundo del entretenimiento.

A nivel fílmico no puedo decir mucho. Se nota el estilo de Scorserse, los cambios incontables de escenarios, los distintos cameos de celebridades, el uso de una banda sonora admirable y un material de archivo muy bien colocado. Pero creo que es importante reconocer el trabajo de fotografía de Ellen Kurras, el cual hace que el producto sea atrayente a la vista.

Divulgativo y revelador a partes iguales. Es curioso ver una ciudad a través de los ojos de otra persona, así aprendemos a no idealizar nada de lo que vemos en el cine.

Si os gusta esta recomendación, también podéis ver «Public Speaking» de HBO. Es la parte previa que hicieron ambos años atrás y que guarda similitud con esta producción de Netflix.