Publicado en Cine

Reseña de «Guardianes de la noche: El tren infinito»

Hoy hablaremos del fenómeno de masas que ha conseguido desbancar a El viaje de Chihiro como película japonesa más taquillera de la historia. Pero antes de hablar de Guardianes de la noche: El tren infinito hay que poner algunos datos sobre la mesa para contextualizar semejante éxito.Está película dirigida por Haruo Sotozaki es una secuela del anime del 2019, cuya historia a su vez proviene del manga de Koyoharu Gotōge. En esta obra seguimos el viaje de Tanjiro Kamado, un joven que tras perder a su familia a manos de un demonio deberá convertirse en un guardián de la noche para salvar a su hermana, convertida también en demonio. El anime provocó una auténtica revolución entre los amantes del manga, gracias en parte a la labor de la productora Ufotable, que consiguió convertir un manga de escasa calidad visual en una auténtica obra de arte animada. Otros factores también repercuten en la buena calificación de este anime, como por ejemplo los seiyus (actores de voz) o la majestuosa banda sonora que hace levantar los vellos del brazo a cualquiera. Aun así, hay que reconocer que nada sería posible sin el talento del autor para crear historias. No es la primera vez que mangakas sin mucha técnica de dibujo triunfan por su capacidad como escritores.

Volvemos a la película. Para encontrar dos asientos en el cine este fin de semana de estreno hemos sudado muchísimo. Todas las sesiones estaban completas y durante la proyección no se escuchó ni una mosca. Para ser sinceros, el hecho de que sea una obra canon repercute mucho en su recolección en taquilla. Para los que no entendáis de lo que hablo, insisto en que se trata de una secuela del anime, es decir, tenéis que haber visto los capítulos anteriores para entender este filme. Todos los fans de la serie eran público asegurado.

Aunque este dato no le quita el mérito. Reconozco que el principio de la película me pareció lento. Hay una parte explicativa, necesaria para introducir al villano, que está hecha para desconcertar al espectador. La razón por la que digo esto se debe a los puntos de giro que tiene el guion. Hay bastantes para tan «poco» tiempo. Por otra parte, cada personaje tiene su momento, algunos con más protagonismo que otros, pero todos magníficamente planteados. A pesar de esto, no me parecía que la película fuese el espectáculo del que todos hablaban, hasta que llegaron los últimos cuarenta minutos. Solo por esa secuencia vale la pena haber ido al cine. Toda la acción y sentimentalismo que puede tener una película de animación en este caso se multiplica por cien. Ese guion, esa interpretación del seiyu de Tanjiro (Natsuki Hanae), ese momento final…Se quedan en el pensamiento del espectador grabados a fuego.

Solo diré que Ufotable tiene buen ojo para los diamantes en bruto.

Publicado en Cine

De amor y monstruos (2020) : Un apocalipsis con toque nostálgico.

Love and Monster (De amor y monstruos en español) es la nueva apuesta de Netflix dirigida por Michael Matthews. Interpretada por un renovado Dylan O,brien que se aleja de este modo de los papeles más secundarios para volver a regalarnos una de sus interpretaciones más frescas y originales. Esta película es un regreso a las aventuras cinematográficas de antes.

Su estreno fue retrasado debido a la pandemia de COVID-19, y no ha llegado a España hasta el pasado viernes 16 de abril. En general ha recibido buenas críticas y actualmente está nominada al óscar a mejores efectos visuales.

La historia trata sobre un joven que lleva siete años viviendo en un búnker a causa de los monstruos que habitan la superficie. Al ser el único soltero del refugio decide arriesgar su vida para encontrar a su antigua novia, con la que solo mantiene contacto por radio.

Siete días sobreviviendo a un sinfín de seres grotescos que le ayudarán a descubrir la realidad del mundo que le rodea. Conocerá a otros viajeros como él e irá desarrollando un carácter que ni él mismo se imaginaba tener. Es el clásico «viaje del héroe» es un mundo distópico donde prima la acción, el sentido del humor, y las aventuras que solíamos ver en las películas de los noventa. Todo lo que mueve al protagonista es el amor. No quiere morir solo en un mundo incierto y peligroso. Y gracias a esa búsqueda se desarrolla una trama amena y simpática.

No da tiempo a aburrirse. Es la película perfecta para disfrutar en familia, y la interpretación de O´Brien ayuda mucho a meternos en situación. El diseño de los monstruos es sumamente detallista y colorido. Por decir puntos malos, diría que es una trama predecible. A nivel argumentativo no es algo nuevo. El fin del mundo, los monstruos, los robots, los refugios bajo tierra…Todo forma parte del «pack recurrente» de esta clase de obras. «De amor y monstruos» da sus pinceladas de originalidad gracias a la estética y el diálogo cómico y juvenil, pero fuera de eso no es una historia que rompa las reglas del género. Es una película que cumple su función, entretener.