Publicado en Cine, Literatura

«Carmen»: Del libro a la adaptación protagonizada por Beyoncé.

Tras el reciente éxito en los Grammys de Beyoncé, no pude evitar recordar una «anécdota» que me ocurrió hace unos años cuando preparaba mi trabajo de fin de grado. Seré breve. Presenté un proyecto de investigación sobre: Las adaptaciones de la literatura francesa en el cine y en el teatro. Me enfoqué en tres obras: Los miserables de Victor Hugo, El fantasma de la ópera de Gastón Leroux y Carmen de Prosper Merimé. Viajé a Francia ese mismo año, a París, y traje conmigo una edición bastante antigua de la última obra mencionada. Soy de Sevilla, como la protagonista, así que no me costó investigar las localizaciones y referencias que Merimé mencionaba en la novela. Lo que me sorprendió vino después, cuando visioné algunas de las adaptaciones cinematográficas que se habían hecho de Carmen.

Para lo que no sepáis de qué trata la historia os haré un resumen. La obra en sí es una confesión. Don José, un exmilitar navarro, viaja al sur de España donde se enamora de una sensual gitana llamada Carmen, la mujer lo aparta del ejercito llevándole hacia una vida de delincuencia. El hombre tolera que esté casada con «El tuerto», el jefe de una banda donde posteriormente se unirá. Digamos que los celos mueven a José durante toda la obra, provocando un final digno de leer.

Probablemente alguno de vosotros asociéis «Carmen» con la adaptación a ópera, cuya música fue compuesta por George Bizet y que ha traspasado los límites de la propia novela, siendo «La habanera» mundialmente reconocida y utilizada para múltiples funciones. Es curioso porque el estreno de la obra teatral fue un fracaso. Sevilla resultaba una ciudad exótica para los franceses, pero el personaje de Carmen era demasiado libertino y oscuro para la mente romántica de la época, fue con los años cuando dicha representación tomó la repercusión que tiene hoy en día. Pero todo esto trajo consigo una oleada de «intentos» por parte de otros países. Adaptaciones a cine realmente curiosas, como la que hizo Estados Unidos en 2001 usando un icono musical como lo era (y sigue siendo) Beyoncé.

Personalmente, prefiero la versión española protagonizada por Paz Vega o incluso una africana llamada «U-Carmen», la cual se enfocaba en el contexto socio cultural de un país empobrecido. Aun así «Carmen: A Hip Hop Opera» tiene mi cariño, ya que su descubrimiento fue para mí un respiro del estrés que me provocaba mi estudio universitario. En una simple comedia romántica-musical norteamericana, típicas de está época, las que solíamos ver para echar el rato y cuyo guion es completamente predecible. Era el debut como actriz de Beyoncé, tampoco se le podía pedir más. Claramente no tiene nada que ver con la ópera de George Bizet y aún menos con la novela de Proper Merimé. La añadí en mi trabajo (a pesar de su crítica negativa) como demostración de la deformación que puede tener una historia tras realizar adaptaciones de adaptaciones de la misma.

Lo que realmente me hizo pensar fue el hecho de que hubiese gente que conociese la película, pero que no supiese que la ópera «Carmen» proviene de una novela.

Publicado en Cine

Otra vuelta de tuerca

El otro día, aprovechando que estaba de vacaciones, decidí ir al cine después de nueve meses. Como la oferta que había en la cartelera de mi pequeña ciudad no era muy variada opté por ver la única película cuyo título me sonaba, «Otra vuelta de tuerca» de la directora Floria Sigismondi.

Empieza la película y tras varios minutos me doy cuenta de que ya la he visto, pero en otro formato muy distinto, concretamente una serie de Netflix llamada «La maldición de Bly Manor«, cuya reseña ya había escrito en este blog. Entonces solo hay que hilar un poco, si es la misma historia significa que es otra adaptación del libro de Henry James que lleva el mismo nombre que la película.

El mundo de las adaptaciones me apasiona, sobre todo cuando se refiere a cine y literatura, porque estamos hablando de dos lenguajes muy dispares donde el tiempo empleado para la narración se reduce de forma drástica, por lo que hay que saber utilizarlo muy bien. Iré directa al grano con esto, la película no hay por donde agarrarla. Por mucho que te la vendan como el nuevo trabajo de los productores de Expediente Warren y los guionista de IT, no juega en el mismo nivel que estas obras. La razón por la que la serie tuvo tanto éxito es por que tuvieron claro que para adaptar el libro tenían que emplear muchos minutos de metraje.

La obra literaria de Henry james cuenta la historia de una Au pair que va a cuidar a unos niños huérfanos a una vieja mansión donde ocurre algo raro. Hasta ahí todas las adaptaciones lo muestran claro; niños, niñera y fantasmas, perfecto. Pero en el libro no existe una simple trama, hay muchas, y para entender la historia en su conjunto tienes que saber los detalles de cada personaje recurrente. Si no lo haces….nada se cierra.

Por muchas «licencias artísticas» que se tomara el creador de la serie de Netflix, fue fiel a lo que escribió James. Pero la película es un sinsentido. Estéticamente es precisa, impactante, incluso un poco perturbadora, y de hecho esa atmósfera es la señal de identidad de la directora, acostumbrada a plasmarla en todos los videoclips y películas que ha dirigido hasta la fecha y que han elevado su carrera hasta donde está ahora. Donde realmente reside el error, bajo mi punto de vista, es en el guion. No se han centrado en resolver ninguna incógnita de las muchas que se presentan en el libro. Faltan personajes y los pocos que salen están ahí de adorno. El principio está correcto, te plantea la trama principal, incluso te llevas algún que otro susto, pero cuando crees que ya es hora de empezar a entender lo que ocurre, el espectador solo recibe escenas sueltas que únicamente se pueden calificar de estrambóticas, psicodélicas y hasta ridículas. Mi acompañante aquel día acabó riendo en una supuesta película de miedo. Con eso lo resumo todo.

Los actores geniales. Finn Wolfhard, se ha convertido en una especie de «musa» para estos guionistas y la verdad es que es de lo poco que vale la pena resaltar.

Aun así os recomiendo el libro y la serie. La historia vale mucho la pena y si se sabe adaptar correctamente luce mucho en pantalla.